Los partidos del “no”

no

Como hoy es jornada de reflexión os invito a reflexionar sobre nuestra participación en estas o en cualquier elección. Mi reflexión tiene que ver con los que llamaremos partidos del “no”, porque creo que a la hora de elegir a quién votar una buena forma de decidirlo es precisamente descartando a los partidos del “no”. ¿Y quiénes son los partidos del “no”? Pues son aquellos que su principal apuesta es precisamente un “no”. Por ejemplo, el partido en la oposición es casi siempre un partido del “no”, ¿por qué? Porque su apuesta, sus argumentos, sus discursos se centran casi por completo en un enorme “no” al partido que gobierna, es decir, aunque tengan propuestas, casi todas acaban englobadas o tapadas por un enorme “no”.

A su vez, el partido que gobierna, suele basar su estrategia también en un enorme “no”, principalmente un “no” al partido de la oposición con el argumento de “mira lo que hicieron ellos antes”, y generalmente quienes no les votan , suelen votar a otros no por esos otros sino por decirle un enorme “no” al partido que ha estado gobernando, porque es bien sabido que la mayoría de los votos son también votos del “no”, porque no votamos a alguien, sino casi siempre contra alguien.

Luego hay partidos cuyo propio nacimiento como partido surge de un  “no”, son partidos que nacieron para decir “no” a algunas cuestiones muy específicas, así hay partidos que nacen para decir “no” a la independencia de otros, o para decir “no” al terrorismo (como si fuera necesario decir “no” al terrorismo, especialmente cuando ese terrorismo al que hacen referencia ya no existe). Estos partidos son fáciles de distinguir porque aparte de ese enorme “no” todo lo demás que dicen suele coincidir con lo que dice otro gran partido (o más de las veces, pican de aquí y de allí), normalmente, otro gran partido del “no”.

También están los partidos cuya esencia es un gran “no”, son los partidos nacionalistas porque se basan sobre todo en un enorme “no” a seguir formando parte de algo, lo cual es legítimo y estoy completamente de acuerdo en que todo el mundo pueda decidir en cualquier momento decir “no” a formar parte de lo que sea, faltaría más; pero no podemos dejar de encontrar que estos partidos, tienen en su esencia como partido también un enorme “no”.

Por supuesto, los partidos fascistas o llamados de extrema derecha, también se asientan en un enorme “no”, un no al extranjero, un “no” al inmigrante, o en definitiva un “no al otro”. Son pues grandes partidos del “no”.

Y así, podemos ir descartando todos los partidos basados en el “no”… confiando en que, en el descarte, encontremos alguno que se base en algún enorme “sí”. ¿Y si no encuentro ningún partido del “si”? Pues es lo más probable, y en ese caso quizá lo mejor es elegir al que tenga menos “noes” o los tenga más pequeños.

¿Y no sería entonces mejor no votar? Pues no lo creo, porque precisamente no votar, es, sin lugar a dudas; el mayor voto del “no”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s