Autorreferencia y sentido de la vida

Esta joya de la autorreferencia que encontré en La Singularidad Desnuda produce, como la mayoría de las autorreferencias, también una paradoja, como la famosísima del mentiroso o la más sencilla “esta frase es falsa”. Evidentemente es imposible tirar piedras al cartel si no existe el cartel que pide que no se tiren piedas al cartel. Pero este cartel es también una metáfora de la búsqueda del sentido de la vida, porque si hay algo tremenda, absoluta y descorazonadoramente autorreferente es la vida. No hay forma de referirse a nada distinto de ella, pues hasta la propia muerte es una referencia a la vida, y por consiguiente encontrar el sentido de la vida -que en principio y por definición debiera de ser algo distinto de ella- es imposible, a la vez que sería también imposible encontar el sentido de la vida si la vida no fuera autorreferente, porque al final la única conclusión posible es que el sentido de la vida es la propia vida.

En definitiva: no arrojéis piedras a esta entrada de la bitácora.

Anuncios

Un comentario en “Autorreferencia y sentido de la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s